Archivo de la categoría: Emprendimiento

¿Cómo generar una comunidad de interés alrededor de nuestro proyecto emprendedor? El caso de Fitness Revolucionario

fitness-revolucionario

Para mí, el regreso de las vacaciones viene a ser como un fin de año, en el que reflexiono y hago una lista con los retos para el “curso” siguiente. Como no podía ser de otra manera, este año han sido fundamentalmente dos las áreas a las que me he propuesto poner más atención. Una es seguir progresando en inglés (os suena, ¿verdad?), la otra es dedicar más tiempo y de más calidad al ejercicio físico y al cuidado de mi alimentación. En la búsqueda de alternativas para el segundo propósito, me topé con Fitness Revolucionario, cuya propuesta me enamoró.

Presentar lo que es Fitness Revolucionario, o la Revolución como lo bautiza su creador Marcos Vázquez, ocuparía demasiado espacio en este post, por lo que os invito a conocerlo por vosotros mismos en este enlance pero os diré que gracias a varias lecturas he desterrado un montón de mitos y he avanzado muchísimo en mi objetivo de mantener una vida saludable. Prefiero dedicar la entrada de hoy a extraer aprendizajes sobre la experiencia de este emprendedor, al que… ¡cómo no! entrevisté nada más probar con su propuesta.

Marcos tenía un buen trabajo en una empresa, que nada tenía que ver con el deporte ni con ninguna de las temáticas de las que trata en Fitness Revolucionario. Tampoco sus estudios previos estaban relacionados con estas materias. ¡Eso sí! Para él, el mundo de la nutrición y el ejercicio era atractivo. Trataba de cuidarse y practicaba deporte de manera habitual. Recurría frecuentemente a internet, para obtener aprendizajes a través de la lectura y la relación con otras personas.

Su aventura – Fitness Revolucionario- se inició en 2011, hace ya (o tan sólo) cuatro años. Todo comenzó como un hobby. Las recomendaciones sobre nutrición y ejercicio físico a las que había tenido acceso parecían no darle resultado. Por esa razón comenzó a revisar estudios científicos que, sorprendentemente, no estaban alineados con los mensajes que transmitían muchos profesionales del sector y las publicaciones divulgativas en las que Marcos se había basado durante muchos años.

Comenzó a experimentar con nuevas fórmulas de alimentación y ejercicio, y tras conseguir esta vez muy buenos resultados, lo compartió con sus amigos, quienes también consiguieron una importante mejora. Tras contrastar las nuevas claves, comenzó a escribir un blog, que progresivamente fue generando una importante comunidad de seguidores que le pedían más y más.  En ese momento empezó a paquetizar conocimiento en formato de e-book, y puso a la venta, acompañando los contenidos articulados en post y podcast radiofónicos de libre acceso.

Portada-Radio-FR

Finalmente, Marcos optó por dejar su empleo y dedicarse a su hobby, ampliando su formación en la materia y siendo consciente del riesgo que entraña convertir un hobby en tu trabajo habitual.  Pasó de dedicar unas 2 horas diarias a una dedicación exclusiva. Aun comprendiendo el riesgo mencionado, Marcos sostiene que es importante para él que su trabajo esté alineado con su propósito, entendiendo el propósito como el valor añadido que se quiere generar para otros tomando como base la filosofía y valores propios.

A día de hoy Marcos trabaja a veces en solitario y a veces apoyado en grupos de expertos. Se dedica a generar contenido para su blog, asesorar a personas en gimnasios, impartir charlas y continuar paquetizando conocimiento. Insiste en la importancia de compaginar lo online y lo offline para mantener un equilibrio vital en sus relaciones.  La comunidad de Fitness Revolucionario asciende a día de hoy a más de 60.000 personas. Marcos señala acertadamente que “una vez que tienes audiencia, las oportunidades vienen solas”. Preguntado por las razones a las que él atribuía este éxito, habla de tres conceptos importantes: la garantía, la competencia y colaboración frente a la competitividad, el respaldo científico, la experimentación y la independencia. Él considera (y yo como seguidora doy corroboro su visión), que lo que le diferencia de otras propuestas en el sector es que aporta solvencia por no defender intereses de marca (ejemplo, marcas de alimentación que utilizan mensajes erróneos para generar ventas), por sostener afirmaciones corroboradas científicamente y experimentadas por muchas personas, por ser cercano a su comunidad y mantener una actitud colaborativa y por convertir su propuesta en todo un movimiento revolucionario que cuestiona, con ética, las verdades “absolutas” que se han vendido en “el mundillo”.

También conversamos sobre los de errores, que siempre constituyen aprendizajes. Él se enfrentó a errores técnicos de carácter digital, por los que es importante pasar en un mundo donde las competencias digitales son básicas para el éxito (y a su vez complejas, por la dificultad de interiorizar cambios tan rápidos). También hizo frente a una creencia que nos afecta muchas veces en negativo, y es el querer hacerlo todo uno mismo, controlarlo todo, no delegar o tener recelo de la participación de otras personas en nuestros proyectos.

En resumen, me gustaría rescatar ciertas claves que aparecen en el texto. Varios consejos, que como siempre digo, son útiles cuando somos capaces de transformarlos en hábitos:

  • Los objetivos se consiguen lanzándose de forma valiente a por su logro, con trabajo diario, persistente, pasito a pasito. Nada se consigue de la noche a la mañana.
  • El aprendizaje no está solamente vinculado a la universidad o a la formación reglada en general. Internet es una importante llave de acceso al conocimiento, a través de breves artículos relevantes o el intercambio de ideas con otras personas.
  • Pasión y formación deben ir de la mano. Ambas son importantes.
  • Toda experiencia de emprendimiento o intraemprendimiento con valor añadido nace de dar respuesta a una necesidad. En el caso de Marcos, experimentó los consejos que recibía sobre sus inquietudes y no le daban resultado. Él buscó alternativas, que posteriormente se convirtieron en la base de su negocio.
  • En el mundo del emprendimiento y el intraemprendimiento, es fundamental generar una comunidad de interés alrededor de nuestra persona, producto y/o servicio. Las competencias digitales tienen mucho que ver con esto: gestión de redes sociales, blogs y herramientas de promoción online.
  • Para generar comunidad conviene compartir información valiosa de manera gratuita, pero no nos olvidemos de que todo negocio precisa también de la obtención de ingresos.
  •  No hay que descuidar el marketing en el entorno offline. Al final, a todo el mundo le gusta conocer de cerca, hablar cara a cara… Ofrece siempre un plus de garantía.
  • Es necesario diferenciarse. ¿Cuál es tu diferencial?

Logo

Anuncios

Deja un comentario

octubre 19, 2015 · 5:56 pm

Cuándo y cómo empezar a emprender

Siempre es tiempo para pensar en ideas de negocio.

Fijarnos en la actividad empresarial que nos rodea como consumidores, estar informados sobre las últimas tendencias de los temas que nos resultan interesantes, y un largo etcétera, activa nuestra mente, nos proporciona unas gafas que nos permiten mirar lo que
nos rodea desde una perspectiva, crítica, creativa y generadora de nuevas propuestas.

Si tenemos empleo seguro que el desarrollo de competencias intraemprendedoras nos hará profesionales más competentes para innovar en nuestra entidad o incluso generar otra línea de actividad propia. Además, es cuando estamos empleados cuando tenemos una mayor seguridad económica y una red de contactos más fortalecida (ambos importantes a la hora de emprender). Si no tenemos empleo, emprender es una alternativa más, más realista en ocasiones que encontrar un empleo por cuenta ajena. En este caso tendremos, además, más tiempo disponible para idear y lanzar una propuesta.

Las dos dimensiones más importantes para configurar inicialmente una idea de negocio son las necesidades detectadas y la pasión personal.

Autoconocimiento

LA PASIÓN:

Los negocios que más me han llamado la atención siempre tenían poco que ver con la formación de base de quien los puso en marcha. Todos tenemos pasiones, muchas veces casi olvidadas, que desterramos de nuestras vidas por no parecer opciones adecuadas para orientar los estudios y el consiguiente empleo, por no parecer opciones aparentemente estratégicas para emprender o, simplemente, porque alguien se encargó de quitárnoslas de la cabeza cuando éramos pequeños.

La reflexión tiene un papel importante aquí para rescatar nuestra misión, nuestra visión, nuestros valores y todas aquellas cosas que nos gusta hacer que, con toda probabilidad, están alineadas con los primeros. Hay muchísimos artículos interesantes en la red que te ayudan a conocerte mejor.

Ese es el primer paso, el autoconocimiento. Nuestra misión, visión y valores, esa parte del “fondo de nuestro iceberg” sobre la que pocas veces reflexionamos, es la que nos impulsa, el motor del cambio, el sentido de nuestra vida. Ahí nacen las motivaciones, o sea, los motivos para actuar.

No hay que olvidar identificar nuestras competencias profesionales: conocimientos, habilidades y actitudes; no únicamente las adquiridas en el período de estudios o en experiencias laborales anteriores, sino también todas aquellas que otras experiencias vitales nos han aportado y que muchas veces son invisibilizadas en nuestros currículums. ¿Te gusta el deporte?, ¿has formado parte de asociaciones o equipos de trabajo?, ¿la curiosidad te ha llevado al autoaprendizaje de disciplinas sobre las que no te titulaste?.

Todo lo que haya creado valor en ti, vale para generar valor en los demás.

Tendemos a pensar que ya es tarde para empezar o cambiar de dirección; que es una locura emprender en algo para lo que no nos hemos formado inicialmente, porque habrá muchas personas con mayor preparación que nosotros y, por lo tanto, una competencia insuperable. Es evidente que nos tenemos que poner las pilas, y cuanta más información y formación tengamos, mejor servicio podemos ofrecer. No es menos cierto que la pasión nos hace avanzar rápido y hacer las cosas mejor y con corazón. 

La pasión marca la diferencia entre profesionales.

Donde veas a dos profesionales con similar trayectoria académica y laboral, detectarás grandes diferencias entre ellos. Esas diferencias son las que distinguen a las personas frente a la multitud de candidaturas a puestos de trabajo, frente a miles de
negocios de una misma actividad. Esas diferencias son formas de ser, de pensar y de hacer, son únicas. ¿Cuáles son las tuyas?.

LAS NECESIDADES

La propuesta de valor que lancemos no sólo debe estar conectada con nuestras pasiones. Tiene que ser útil. Tiene que dar respuesta a necesidades previamente detectadas, a necesidades insatisfechas.

¿Qué necesidades están mal cubiertas o sin cubrir en el ámbito en el que me gustaría desarrollar mi actividad laboral?, ¿qué puedo aportar yo de diferente a lo que ya se aporta?, ¿a cuáles de ellas estoy capacitada a dar respuesta según la reflexión anterior sobre competencias y pasiones?.

3 comentarios

junio 15, 2015 · 5:25 pm

Necesidades no cubiertas en el sector de la hostelería

Manilva

        Foto: Camino a Manilva. Paisaje digno de plantilla de windows.

En el anterior post hablaba sobre la importancia de ser un cliente consciente y crítico, lo cual no significa ni ser un cliente protestón ni vivir amargado, ¡pero si aprender y mejorar!.

Taaanto trabajar con estos temas… yo llevo incorporadas ya las gafas de cliente analista, y la verdad es que es habitual observar cómo en múltiples negocios, en lugar de ofrecernos un producto o servicio, perdemos el tiempo, el dinero y el ánimo. En esos casos hay que ser asertivos y ejercer nuestros derechos, y sobre todo, aplicarlo a cómo nosotros atendemos a nuestro trabajo, clientes y personas con las que interactuamos en el día a día.

Vamos a reflexionar sobre el ejemplo de la hostelería. En mi caso, como persona que opta por una dieta vegetariana, las anécdotas son infinitas. Nunca hay que perder el humor.

Estos días de semana santa, entre origen y destino, he hecho una parada de un día en una ciudad intermedia. Me levanté con el tiempo programado para ducharme, desayunar y partir hacia el destino final, ya que tenía incluida la comida en el precio de mi  hotel a la llegada. En una terraza con cinco mesas, tarde casi una hora en ser atendida para desayunar. Primero el café, luego el azúcar, luego un nuevo vaso más limpio que al anterior para el zumo, y más tarde la tostadita. Eso preguntándome cada cinco minutos qué faltaba (a mí y al resto de la terraza). Conclusión: la cliente y su acompañante tienen que llegar tarde y pagar una comida que ya tenían incluida en el precio -30 euros- (o marcharse sin desayunar y sin pagar).

Llegada al complejo hotelero e imposibilidad de acceder a la habitación en toda la tarde. Falta de planificación, desorganización de la plantilla y lentitud del personal. Ni información, ni medida de solución ante la situación, ni compensación. Conclusión: 7 horas de cola para el check in, un día de vacaciones perdido de los cuatro que tenemos en semana santa (mejor no lo traducimos a dinero).

Cuando damos servicio a una persona nos tenemos que poner en su piel y pensar en las consecuencias que nuestra actitud traen consigo para ese cliente y por ende para nuestro negocio o para el que nos da de comer. Todos cometemos errores, pero en lo que dependa de nosotros, esos errores no deben ser la norma general.

Vamos ahora con la realidad de la hostelería para las personas vegetarianas, que con ejemplos similares se puede extrapolar a alérgicos de todo tipo y demás seres mitológicos que no son “normales”.

– Una persona vegetariana tal vez coma atún, jamón york o marisco.

Es entendible que te lo pregunten tus amigos, sí, pero una persona que se ha formado como cocinera, camarera, ¿no debería conocer qué es un vegetariano, qué es un celiaco…?. Más que molesta es curiosa la falta de información generalizada.

Si se cuela un poco de atún, que lo aparte, aunque nos haya repetido que sin atún hasta la saciedad. Luego hacemos una broma sobre cómo los vegetarianos si comen bien el chocolate del postre y todo arreglado. Al fin y al cabo, son como niños. No sé si se habrán planteado las consecuencias que puede tener dar un alimento a alguien que es alérgico, en términos de salud y de multa.

– A una persona vegetariana le da igual comer siempre lo mismo.

El mundo vegetal (más aún el ovo- lácteo- vegetariano), como su propio nombre indica, va más allá de la lechuga. La ensalada mixta y la tortilla francesa están bien un día, pero  no todos los días cuando frecuentas un sitio. Esa guarnición de vegetales que has puesto de acompañamiento al solomillo, puede ser una rica parrillada de verduras, o ser mezclada con arroz, pasta. ¡Hay tantas opciones! que la gente cada vez come más vegetariano y no se da ni cuenta. Restaurantes: tened siempre una alternativa vegetariana en vuestro menú, porque no supone comprar ni más ingredientes de reserva ni cosas raras que no coman el resto de las personas “normales”, y porque la tendencia marca que la gente cada vez prescinde más de la carne y el pescado y aunque lo coman, si van acompañados de un vegetariano no van a ir a tu restaurante. No penséis sólo en quien paga, sino también en quién decide.

– Una persona vegetariana come poco.

Hace poco en una boda, me preguntaban que si quería comer el otro plato que tenía encargado. Digo yo que… ya me pensaré, como el resto de los comensales, si como todo, nada o dejo restos, que para eso soy una más y pagado una pasta por estar allí.

Lo bueno es que las personas cercanas se sensibilizan con tu situación y avisan previamente de que asistirá a la comida una alguien vegetariano. Eso sí, tendrás en el mejor caso el mismo número de platos que el resto, pero los entrantes del medio ¡olvídate! no te corresponden. Te esperas pellizcando el pan. Luego te comes tu ensalada.

– Coma lo que coma, la persona vegetariana paga igual que el resto.

Esto es lo mejor de todo. Ensalada mixta y tortilla francesa = al más caro de los platos de carne o pescado. Precios justos ¡Estoy deseando volver a tu restaurante!.

logo 1 color (3)

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento

Cómo ser experto en negocios sin invertir en formación

Emprendimiento

Todo negocio nace de una idea, y esa idea nace (o debiera nacer) de dar respuesta a una necesidad. Hay quién se esfuerza en crear nuevas necesidades para luego cubrirlas, y quienes se enfocan en satisfacer necesidades no satisfechas o, incluso, que están siendo satisfechas de una manera deficitaria.

Tanto si tenemos un empleo como si lo estamos buscando o tenemos nuestro propio negocio nos conviene ser personas “entendidas” en el mundo de los negocios. En el primer y segundo caso, porque las empresas cada vez valoran más las competencias de intraemprendimiento y orientación al cliente en los empleados, en su afán por innovar y diferenciarse de los competidores, de pagar por talento y no por tiempo en la silla. En el tercer caso es más obvio, ya que nuestro deseo será mantener nuestro negocio, crecer, tener más ingresos…

Y los master en las prestigiosas escuelas de negocios cada vez son más caros y requieren una inversión de tiempo alta y concentrada en períodos concretos. Y nuestras vidas son mucho más que el trabajo, por mucho que este nos pueda apasionar, y debemos invertir tiempo en nosotros mismos y en las personas a las que queremos. La buena noticia es que hay formación online y gratuita de muy buena calidad (no dejes de ver nuestro MOOC sobre Productividad Personal en la Era Digital) y algo mejor todavía… nadie sabe más de cubrir necesidades que un cliente; y todos somos clientes, continuamente.

Nos bombardean con información irrelevante, y también a veces relevante sobre “las mejores claves para…”, lo leemos y después no ocurre nada. Tal vez sea porque no solemos pasar a la acción y poner en marcha esas claves, poco a poco, de forma realista, eso sí. Se llaman “hábitos” y ¿sabéis? ni se nace con ellos ni cuestan dinero; sólo reflexión y esfuerzo (que no es poco).

Para dar respuesta a la promesa del título os planteo un pequeño reto, la asunción de un nuevo hábito: convertirnos en clientes activos y críticos que detectan lo que se hace bien, lo que se hace mal y lo que falta por hacer, cuando realicemos nuestras compras, y que apliquemos los aprendizajes a nuestra vida personal, trabajo o negocio.

¡Haced la prueba durante una semana! Veréis como vais a ir siendo conscientes de oportunidades de negocio, de mejoras que podéis introducir en vuestras vidas. ¡Ahora a ponerlo en práctica!

Want to walk

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento

¿Cómo afrontar el desempleo? La alternativa de Miguel García, IBERAYUDA.

Iberayuda

Un día me encontré por casualidad un díptico en el que se anunciaban los servicios de un emprendedor en Reinosa y poblaciones aledañas. Me gustó lo que leí, así que decidí entrevistarle para compartir su experiencia con vosotros.

La iniciativa se llama Iberayuda  y la persona que la puso en marcha, Miguel García Martín. Compartimos un café y muchas vivencias, compartidas por personas que se topan con el desempleo.

Después de más de 22 años de experiencia laboral en puestos relevantes dentro del mundo de la sanidad privada, de la óptica y la oftalmología, Miguel tuvo que reconducir su vida profesional y, por ende, personal. Él esperaba que su posición anterior y todo lo que ello implicaba: interesantes competencias laborales, contactos, y demás, harían más fácil su búsqueda de empleo. Sin embargo, el proceso fue más duro de lo esperado, y después de dedicar mucho tiempo a labrar alternativas, decidió poner en marcha Iberayuda.
¿Por qué pusiste en marcha esta idea de negocio?

-Después de un periodo nefasto de desempleo, me planteé la posibilidad de hacerme autónomo. Con la edad como principal hándicap para retornar al mercado laboral, decidí romper con todo lo anterior, desarrollando una idea en la que mezcle los deseos de trabajar para mi zona y sus habitantes, y la vocación de ayuda a las personas (que va en mis valores). Quería ganarme la vida, mejorando la de los demás. La idea de Iberayuda fue la escogida de entre tres finalistas. La relativa moderada inversión, la previsible necesidad de estos servicios en esta zona, y mi perfil comercial, ayudaron en la elección. Obviamente no he inventado nada; aunque sí existe un arduo trabajo de adaptación a la idiosincrasia de la zona.

Vamos a conocer la naturaleza de Iberayuda… ¿A qué necesidades da respuesta?

-Iberayuda pretende profesionalizar la ayuda a las personas… Dar la máxima importancia a factores sociales que conviven con nosotros (edad, limitaciones físicas, soledad, aislamiento, enfermedades crónicas o puntuales, etc…), y que al final penalizan a muchas personas que necesitan algo tan importante como un simple recado, una gestión profesional de un trámite en la capital, tan alejada de esta zona… Ser ese apoyo humano cuando, y ocurre muy a menudo, no existe. ”Vendemos” ese tiempo que en ciertas personas y empresas no existe, o que se gestiona mal o con personas que no deberían emplear su tiempo en cosas del día a día ajenas a la propia actividad. Resolvemos los problemas cotidianos a personas que un trámite sencillo es un mundo para ellos. Intentamos mejorar la calidad de vida de las personas. En definitiva, hacemos cualquier cosa que una persona no pueda o no quiera hacer. La necesidad de estos servicios en esta zona es real, tangible. De nuestra seriedad y responsabilidad depende todo lo demás. Somos “conseguidores” de cosas. Como dice uno de nuestros lemas: “Nosotros lo hacemos por Vd”.

A veces los tramites ligados al emprendimiento nos complican las cosas, pero en su caso…

-Es increíble cómo se han simplificado los trámites para poner una empresa en marcha. Yo elegí la Cámara de Comercio de Cantabria, y la disposición y profesionalidad de las personas que me atendieron son de destacar. Dos citas han valido para hacer los trámites de inscripción, generar un plan de viabilidad para la solicitud de una posible subvención del Gobierno de Cantabria y para orientarme sobre fiscalidad. La “Ventanilla Única” en mi caso, ha sido tremendamente eficaz. Y luego, las obligadas altas en la Administración (Seguridad Social y Agencia Tributaria), no me ocuparon más de 2 horas. Y nadie escatimó ni un solo esfuerzo… Al César lo que es del César.

Parece que Iberayuda puede cubrir las necesidades de un amplio sector de clientes…

-Iberayuda se considera un proyecto universal. Cualquier persona o empresa puede utilizar sus servicios sin limitación de edad, condición, etc, en Reinosa y más/menos 30 kms. La segmentación, en este caso, sólo depende del deseo de las personas de utilizar esos servicios.

Hay una pregunta básica para toda iniciativa emprendedora. ¿Cuál es el valor añadido que aporta sobre lo ya existente?

-En mi formación específica anterior en términos de marketing, siempre considerábamos que un valor añadido es una característica o un servicio que se le da a un producto para que el consumidor tenga de él una percepción de mayor valor. Al no existir en la zona una empresa que aglutine tantas posibilidades de servicios, la propia idea global que propone Iberayuda, es su valor añadido, su diferenciación. Servicios de ayuda a las personas existen, pero concentrados en una sola empresa e idea, no… o al menos en esta zona. Buscamos la excelencia total cuando una persona nos confía una gestión: hay que dar la misma seriedad, eficacia, responsabilidad, etc, cuando realizas un recado para una persona mayor, que cuando representas a una empresa ante la administración. Es tan importante tratar con el mismo mimo una docena de huevos que una documentación confidencial; es tan importante acompañar a una persona con discapacidad a su médico, como custodiar una vivienda vacacional de un cliente…

Iberayuda imagenLa conversación con Miguel tuvo un carácter eminentemente emocional. En el desempleo, en el emprendimiento, en la vida, las emociones son fundamentales, porque son el motor de la acomodación, del cambio, y también del propio marketing de nosotros mismos y de lo que hacemos. Intercambios aprendizajes de los períodos de desempleo, aprendizajes que formulamos en forma de consejos para quienes pasan por el desempleo:

-Yo no pedo aconsejar lo que hay que hacer, pero si me lo permites, y con todo el respeto del mundo a situaciones críticas que existen en este país, me gustaría aportar mi granito de arena, diciendo lo que no hay que hacer, siempre desde la sinceridad y la experiencia negativa de mi persona, que por supuesto ha cometido muchos errores (y por favor tened en cuenta que con 48 años he tenido que reinventarme y emprender):

• Lo primero y fundamental es darse cuenta de lo que ha supuesto para ti la pérdida de empleo. Afronta las emociones; así podrás admitirlas y podrás con ellas. Si no lo haces, nunca saldrás del atolladero.

•NO eres ningún parado… estás en búsqueda activa de empleo.

NO te compares erróneamente con nadie… en todas las casas “cuecen habas”.

• Mentalízate de que puede ir para largo. Es muy fácil caer en pesimismo, desidia, aislamiento, desánimo, impaciencia, ansiedad, fracaso, etc… ¡levántate y anda! . El mercado laboral NO quiere estos perfiles…

• Tu trabajo ahora es buscar trabajo: impón un horario y utiliza 8 horas al día a buscarlo.

• Cada día que pasa, es uno menos para volver a trabajar.

• Tu pareja, familia, amigos… NO tienen la culpa… Ni tú tampoco.

• Prepárate para las críticas si rechazas un trabajo por indigno… NO eres ningún “señorito”. Házselo saber a tu entorno. Indigno es el sinvergüenza que se está aprovechando de tu situación.

No te pongas en contra del mundo: no pierdas el tiempo en protestas y críticas inútiles. No va a ningún lado.

Reajusta tu economía: la prestación y los subsidios se agotan. NO tomes meses sabáticos; al día siguiente del despido…¡a funcionar!.

•NO te dejes: levanta del sofá, no descuides tus formas ni tu aseo. Ayuda a alguna ONG o institución benéfica; no supone ingresos, pero es una forma más de hacerte más visible y conocer gente. Fuera malos hábitos. Haz ejercicio, pasea, estudia, aprovecha el tiempo…

•Intenta por todos los medios tomar las riendas de tu nueva vida… Nada pasa por casualidad; provoca que pasen cosas positivas.

• Y un larguísimo etcétera, tantos como por cada persona desempleada…Muchísima suerte . Y recuerda: “Las patatas no nacen el mismo día que se las siembra”…

Want to walk

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento