¿En qué piensa una seleccionadora de personal cuando realiza una entrevista de trabajo?

La mejor manera de tener éxito en nuestra relación con los demás es ponernos en su lugar. Cuando queremos ofrecer un buen producto o servicio a nuestros clientes, reflexionamos o incluso les preguntamos sobre sus necesidades. No es diferente cuando afrontamos una entrevista de trabajo.

Si nos ponemos en la piel del entrevistador o entrevistadora, llegaremos a una serie de conclusiones que
nos ayudaran a defender bien nuestra candidatura.

En una entrevista se pretende conocer lo máximo posible a la persona entrevistada para valorar si es el candidato/a idóneo/a. En cambio, el tiempo es limitado. Normalmente el equipo o persona encargada de la selección registra previamente los aspectos que se quieren conocer sobre los candidatos, en función de la descripción del perfil buscado, y establece el tiempo estimado de duración de la entrevista en base a ello.

La entrevista se desarrolla en un tiempo limitado durante el cuál se pretende extraer la información deseada.

Sucede con relativa frecuencia que muchos candidatos responden a las preguntas con respuestas excesivamente largas, con información poco relevante e incluso que no tiene una relación directa con lo que se está preguntando. Puede ser
causa de un estado de nerviosismo, de no llevar preparada la entrevista… pero la consecuencia es clara. La imagen que transmiten los candidatos es de personas dispersas, con ideas poco claras, con poca capacidad de análisis, síntesis e inadecuada gestión del tiempo. Las competencias no se demuestran únicamente trabajando.

Una entrevista arroja más información de la que imaginamos sobre nuestra manera de ser y posterior desempeño en el puesto de trabajo.

Otra consecuencia es que estaremos dificultando al entrevistador/a la tarea de averiguar todos los aspectos preestablecidos que quiere conocer sobre nosotros. Pasará el tiempo de la entrevista y no habrá sido suficiente para poner sobre la mesa toda la información requerida sobre nuestras candidaturas. Podemos encontrarnos con entrevistadores/as que nos corten o nos pidan brevedad. A ellos/as no les gustará tener que pronunciarse al respecto una segunda vez. Podemos encontrarnos, al contrario, con entrevistadores/as que no nos digan absolutamente nada al respecto. No va a ser más positivo el resultado en este caso. Puede ser incluso más negativo, pues no se esforzarán en conocer los aspectos pendientes y con mucha seguridad podremos considerarnos excluidos del proceso de selección.

Recuerda: quien entrevista lidera la entrevista.

Adáptate a sus preguntas y a sus tiempos. Fijándonos en su lenguaje no verbal, sabremos si interesa lo que estamos contando, si es mejor extendernos en algún aspecto o si tenemos que acabar pronto porque estamos aburriendo al entrevistador. Es mejor preguntar ¿desea que le explique con más detalle esta cuestión?, que hablar más de la
cuenta.

Logo prueba 3

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Gestión y Desarrollo de Personas

Necesidades no cubiertas en el sector de la hostelería

Manilva

        Foto: Camino a Manilva. Paisaje digno de plantilla de windows.

En el anterior post hablaba sobre la importancia de ser un cliente consciente y crítico, lo cual no significa ni ser un cliente protestón ni vivir amargado, ¡pero si aprender y mejorar!.

Taaanto trabajar con estos temas… yo llevo incorporadas ya las gafas de cliente analista, y la verdad es que es habitual observar cómo en múltiples negocios, en lugar de ofrecernos un producto o servicio, perdemos el tiempo, el dinero y el ánimo. En esos casos hay que ser asertivos y ejercer nuestros derechos, y sobre todo, aplicarlo a cómo nosotros atendemos a nuestro trabajo, clientes y personas con las que interactuamos en el día a día.

Vamos a reflexionar sobre el ejemplo de la hostelería. En mi caso, como persona que opta por una dieta vegetariana, las anécdotas son infinitas. Nunca hay que perder el humor.

Estos días de semana santa, entre origen y destino, he hecho una parada de un día en una ciudad intermedia. Me levanté con el tiempo programado para ducharme, desayunar y partir hacia el destino final, ya que tenía incluida la comida en el precio de mi  hotel a la llegada. En una terraza con cinco mesas, tarde casi una hora en ser atendida para desayunar. Primero el café, luego el azúcar, luego un nuevo vaso más limpio que al anterior para el zumo, y más tarde la tostadita. Eso preguntándome cada cinco minutos qué faltaba (a mí y al resto de la terraza). Conclusión: la cliente y su acompañante tienen que llegar tarde y pagar una comida que ya tenían incluida en el precio -30 euros- (o marcharse sin desayunar y sin pagar).

Llegada al complejo hotelero e imposibilidad de acceder a la habitación en toda la tarde. Falta de planificación, desorganización de la plantilla y lentitud del personal. Ni información, ni medida de solución ante la situación, ni compensación. Conclusión: 7 horas de cola para el check in, un día de vacaciones perdido de los cuatro que tenemos en semana santa (mejor no lo traducimos a dinero).

Cuando damos servicio a una persona nos tenemos que poner en su piel y pensar en las consecuencias que nuestra actitud traen consigo para ese cliente y por ende para nuestro negocio o para el que nos da de comer. Todos cometemos errores, pero en lo que dependa de nosotros, esos errores no deben ser la norma general.

Vamos ahora con la realidad de la hostelería para las personas vegetarianas, que con ejemplos similares se puede extrapolar a alérgicos de todo tipo y demás seres mitológicos que no son “normales”.

– Una persona vegetariana tal vez coma atún, jamón york o marisco.

Es entendible que te lo pregunten tus amigos, sí, pero una persona que se ha formado como cocinera, camarera, ¿no debería conocer qué es un vegetariano, qué es un celiaco…?. Más que molesta es curiosa la falta de información generalizada.

Si se cuela un poco de atún, que lo aparte, aunque nos haya repetido que sin atún hasta la saciedad. Luego hacemos una broma sobre cómo los vegetarianos si comen bien el chocolate del postre y todo arreglado. Al fin y al cabo, son como niños. No sé si se habrán planteado las consecuencias que puede tener dar un alimento a alguien que es alérgico, en términos de salud y de multa.

– A una persona vegetariana le da igual comer siempre lo mismo.

El mundo vegetal (más aún el ovo- lácteo- vegetariano), como su propio nombre indica, va más allá de la lechuga. La ensalada mixta y la tortilla francesa están bien un día, pero  no todos los días cuando frecuentas un sitio. Esa guarnición de vegetales que has puesto de acompañamiento al solomillo, puede ser una rica parrillada de verduras, o ser mezclada con arroz, pasta. ¡Hay tantas opciones! que la gente cada vez come más vegetariano y no se da ni cuenta. Restaurantes: tened siempre una alternativa vegetariana en vuestro menú, porque no supone comprar ni más ingredientes de reserva ni cosas raras que no coman el resto de las personas “normales”, y porque la tendencia marca que la gente cada vez prescinde más de la carne y el pescado y aunque lo coman, si van acompañados de un vegetariano no van a ir a tu restaurante. No penséis sólo en quien paga, sino también en quién decide.

– Una persona vegetariana come poco.

Hace poco en una boda, me preguntaban que si quería comer el otro plato que tenía encargado. Digo yo que… ya me pensaré, como el resto de los comensales, si como todo, nada o dejo restos, que para eso soy una más y pagado una pasta por estar allí.

Lo bueno es que las personas cercanas se sensibilizan con tu situación y avisan previamente de que asistirá a la comida una alguien vegetariano. Eso sí, tendrás en el mejor caso el mismo número de platos que el resto, pero los entrantes del medio ¡olvídate! no te corresponden. Te esperas pellizcando el pan. Luego te comes tu ensalada.

– Coma lo que coma, la persona vegetariana paga igual que el resto.

Esto es lo mejor de todo. Ensalada mixta y tortilla francesa = al más caro de los platos de carne o pescado. Precios justos ¡Estoy deseando volver a tu restaurante!.

logo 1 color (3)

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento

Cómo ser experto en negocios sin invertir en formación

Emprendimiento

Todo negocio nace de una idea, y esa idea nace (o debiera nacer) de dar respuesta a una necesidad. Hay quién se esfuerza en crear nuevas necesidades para luego cubrirlas, y quienes se enfocan en satisfacer necesidades no satisfechas o, incluso, que están siendo satisfechas de una manera deficitaria.

Tanto si tenemos un empleo como si lo estamos buscando o tenemos nuestro propio negocio nos conviene ser personas “entendidas” en el mundo de los negocios. En el primer y segundo caso, porque las empresas cada vez valoran más las competencias de intraemprendimiento y orientación al cliente en los empleados, en su afán por innovar y diferenciarse de los competidores, de pagar por talento y no por tiempo en la silla. En el tercer caso es más obvio, ya que nuestro deseo será mantener nuestro negocio, crecer, tener más ingresos…

Y los master en las prestigiosas escuelas de negocios cada vez son más caros y requieren una inversión de tiempo alta y concentrada en períodos concretos. Y nuestras vidas son mucho más que el trabajo, por mucho que este nos pueda apasionar, y debemos invertir tiempo en nosotros mismos y en las personas a las que queremos. La buena noticia es que hay formación online y gratuita de muy buena calidad (no dejes de ver nuestro MOOC sobre Productividad Personal en la Era Digital) y algo mejor todavía… nadie sabe más de cubrir necesidades que un cliente; y todos somos clientes, continuamente.

Nos bombardean con información irrelevante, y también a veces relevante sobre “las mejores claves para…”, lo leemos y después no ocurre nada. Tal vez sea porque no solemos pasar a la acción y poner en marcha esas claves, poco a poco, de forma realista, eso sí. Se llaman “hábitos” y ¿sabéis? ni se nace con ellos ni cuestan dinero; sólo reflexión y esfuerzo (que no es poco).

Para dar respuesta a la promesa del título os planteo un pequeño reto, la asunción de un nuevo hábito: convertirnos en clientes activos y críticos que detectan lo que se hace bien, lo que se hace mal y lo que falta por hacer, cuando realicemos nuestras compras, y que apliquemos los aprendizajes a nuestra vida personal, trabajo o negocio.

¡Haced la prueba durante una semana! Veréis como vais a ir siendo conscientes de oportunidades de negocio, de mejoras que podéis introducir en vuestras vidas. ¡Ahora a ponerlo en práctica!

Want to walk

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento

¿Cómo afrontar el desempleo? La alternativa de Miguel García, IBERAYUDA.

Iberayuda

Un día me encontré por casualidad un díptico en el que se anunciaban los servicios de un emprendedor en Reinosa y poblaciones aledañas. Me gustó lo que leí, así que decidí entrevistarle para compartir su experiencia con vosotros.

La iniciativa se llama Iberayuda  y la persona que la puso en marcha, Miguel García Martín. Compartimos un café y muchas vivencias, compartidas por personas que se topan con el desempleo.

Después de más de 22 años de experiencia laboral en puestos relevantes dentro del mundo de la sanidad privada, de la óptica y la oftalmología, Miguel tuvo que reconducir su vida profesional y, por ende, personal. Él esperaba que su posición anterior y todo lo que ello implicaba: interesantes competencias laborales, contactos, y demás, harían más fácil su búsqueda de empleo. Sin embargo, el proceso fue más duro de lo esperado, y después de dedicar mucho tiempo a labrar alternativas, decidió poner en marcha Iberayuda.
¿Por qué pusiste en marcha esta idea de negocio?

-Después de un periodo nefasto de desempleo, me planteé la posibilidad de hacerme autónomo. Con la edad como principal hándicap para retornar al mercado laboral, decidí romper con todo lo anterior, desarrollando una idea en la que mezcle los deseos de trabajar para mi zona y sus habitantes, y la vocación de ayuda a las personas (que va en mis valores). Quería ganarme la vida, mejorando la de los demás. La idea de Iberayuda fue la escogida de entre tres finalistas. La relativa moderada inversión, la previsible necesidad de estos servicios en esta zona, y mi perfil comercial, ayudaron en la elección. Obviamente no he inventado nada; aunque sí existe un arduo trabajo de adaptación a la idiosincrasia de la zona.

Vamos a conocer la naturaleza de Iberayuda… ¿A qué necesidades da respuesta?

-Iberayuda pretende profesionalizar la ayuda a las personas… Dar la máxima importancia a factores sociales que conviven con nosotros (edad, limitaciones físicas, soledad, aislamiento, enfermedades crónicas o puntuales, etc…), y que al final penalizan a muchas personas que necesitan algo tan importante como un simple recado, una gestión profesional de un trámite en la capital, tan alejada de esta zona… Ser ese apoyo humano cuando, y ocurre muy a menudo, no existe. ”Vendemos” ese tiempo que en ciertas personas y empresas no existe, o que se gestiona mal o con personas que no deberían emplear su tiempo en cosas del día a día ajenas a la propia actividad. Resolvemos los problemas cotidianos a personas que un trámite sencillo es un mundo para ellos. Intentamos mejorar la calidad de vida de las personas. En definitiva, hacemos cualquier cosa que una persona no pueda o no quiera hacer. La necesidad de estos servicios en esta zona es real, tangible. De nuestra seriedad y responsabilidad depende todo lo demás. Somos “conseguidores” de cosas. Como dice uno de nuestros lemas: “Nosotros lo hacemos por Vd”.

A veces los tramites ligados al emprendimiento nos complican las cosas, pero en su caso…

-Es increíble cómo se han simplificado los trámites para poner una empresa en marcha. Yo elegí la Cámara de Comercio de Cantabria, y la disposición y profesionalidad de las personas que me atendieron son de destacar. Dos citas han valido para hacer los trámites de inscripción, generar un plan de viabilidad para la solicitud de una posible subvención del Gobierno de Cantabria y para orientarme sobre fiscalidad. La “Ventanilla Única” en mi caso, ha sido tremendamente eficaz. Y luego, las obligadas altas en la Administración (Seguridad Social y Agencia Tributaria), no me ocuparon más de 2 horas. Y nadie escatimó ni un solo esfuerzo… Al César lo que es del César.

Parece que Iberayuda puede cubrir las necesidades de un amplio sector de clientes…

-Iberayuda se considera un proyecto universal. Cualquier persona o empresa puede utilizar sus servicios sin limitación de edad, condición, etc, en Reinosa y más/menos 30 kms. La segmentación, en este caso, sólo depende del deseo de las personas de utilizar esos servicios.

Hay una pregunta básica para toda iniciativa emprendedora. ¿Cuál es el valor añadido que aporta sobre lo ya existente?

-En mi formación específica anterior en términos de marketing, siempre considerábamos que un valor añadido es una característica o un servicio que se le da a un producto para que el consumidor tenga de él una percepción de mayor valor. Al no existir en la zona una empresa que aglutine tantas posibilidades de servicios, la propia idea global que propone Iberayuda, es su valor añadido, su diferenciación. Servicios de ayuda a las personas existen, pero concentrados en una sola empresa e idea, no… o al menos en esta zona. Buscamos la excelencia total cuando una persona nos confía una gestión: hay que dar la misma seriedad, eficacia, responsabilidad, etc, cuando realizas un recado para una persona mayor, que cuando representas a una empresa ante la administración. Es tan importante tratar con el mismo mimo una docena de huevos que una documentación confidencial; es tan importante acompañar a una persona con discapacidad a su médico, como custodiar una vivienda vacacional de un cliente…

Iberayuda imagenLa conversación con Miguel tuvo un carácter eminentemente emocional. En el desempleo, en el emprendimiento, en la vida, las emociones son fundamentales, porque son el motor de la acomodación, del cambio, y también del propio marketing de nosotros mismos y de lo que hacemos. Intercambios aprendizajes de los períodos de desempleo, aprendizajes que formulamos en forma de consejos para quienes pasan por el desempleo:

-Yo no pedo aconsejar lo que hay que hacer, pero si me lo permites, y con todo el respeto del mundo a situaciones críticas que existen en este país, me gustaría aportar mi granito de arena, diciendo lo que no hay que hacer, siempre desde la sinceridad y la experiencia negativa de mi persona, que por supuesto ha cometido muchos errores (y por favor tened en cuenta que con 48 años he tenido que reinventarme y emprender):

• Lo primero y fundamental es darse cuenta de lo que ha supuesto para ti la pérdida de empleo. Afronta las emociones; así podrás admitirlas y podrás con ellas. Si no lo haces, nunca saldrás del atolladero.

•NO eres ningún parado… estás en búsqueda activa de empleo.

NO te compares erróneamente con nadie… en todas las casas “cuecen habas”.

• Mentalízate de que puede ir para largo. Es muy fácil caer en pesimismo, desidia, aislamiento, desánimo, impaciencia, ansiedad, fracaso, etc… ¡levántate y anda! . El mercado laboral NO quiere estos perfiles…

• Tu trabajo ahora es buscar trabajo: impón un horario y utiliza 8 horas al día a buscarlo.

• Cada día que pasa, es uno menos para volver a trabajar.

• Tu pareja, familia, amigos… NO tienen la culpa… Ni tú tampoco.

• Prepárate para las críticas si rechazas un trabajo por indigno… NO eres ningún “señorito”. Házselo saber a tu entorno. Indigno es el sinvergüenza que se está aprovechando de tu situación.

No te pongas en contra del mundo: no pierdas el tiempo en protestas y críticas inútiles. No va a ningún lado.

Reajusta tu economía: la prestación y los subsidios se agotan. NO tomes meses sabáticos; al día siguiente del despido…¡a funcionar!.

•NO te dejes: levanta del sofá, no descuides tus formas ni tu aseo. Ayuda a alguna ONG o institución benéfica; no supone ingresos, pero es una forma más de hacerte más visible y conocer gente. Fuera malos hábitos. Haz ejercicio, pasea, estudia, aprovecha el tiempo…

•Intenta por todos los medios tomar las riendas de tu nueva vida… Nada pasa por casualidad; provoca que pasen cosas positivas.

• Y un larguísimo etcétera, tantos como por cada persona desempleada…Muchísima suerte . Y recuerda: “Las patatas no nacen el mismo día que se las siembra”…

Want to walk

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento

Curso gratuito de Productividad Personal en la era digital

activate google Rocío Pérez Guardo

En los tiempos que corren, hacerse un hueco en el mercado de trabajo, cumplir adecuadamente con las expectativas que tienen las empresas sobre nuestro desempeño o simplemente crecer como personas y como profesionales, suelen pasar por la formación continua y la adquisición de buenos hábitos. En cambio, el mundo gira tan deprisa que es complicado seguir el ritmo del cambio y desembolsar las altas tasas asociadas con muchas de las formaciones que nos interesarían.

Por esa razón existen los MOOCs (Massive Online Open Courses), cursos para todas y todos, a distancia y gratuitos. El aprendizaje no tiene por qué ser siempre guiado. En Internet existen múltiples recursos gratuitos a nuestra disposición. En este caso, a través del Curso de Productividad Personal en la era digital, podéis acceder a una formación guiada sin dejar de ser gratuita. Además, se trata de un curso que puede serle útil a todo el mundo y en el que se trabaja con herramientas digitales, en muchos casos tan imprescindibles como desconocidas. Lo mejor de los MOOCs, desde mi punto de vista, es que requieren una baja inversión de tiempo para visualizar contenido, en cambio, relevante y de calidad.

Este MOOC ha sido creado gracias a profesionales de la Fundación Santa María la Real concretamente Gumersindo Bueno, Soraya de las Sías, Álvaro Retortillo, Rodrigo Aguilar y quien redacta este post. Con él hemos querido aportar nuestro conocimiento y experiencia a quienes estén interesados en recibirlo, más allá de los programas de desarrollo personal y profesional gestionados desde nuestra entidad. El curso forma parte de la Plataforma Actívate de Google, quien pone a disposición de todas las personas una oferta formativa aún más amplia.

En el curso podéis encontrar los siguientes temas:

Módulo I: Plan estratégico y planes de acción.

Módulo II: Marca personal y reputación online.

Módulo III: Comunicación 2.0 y redes sociales.

Módulo IV: Trabajo en equipo y herramientas groupware.

Módulo V: Gestión creativa de ideas.

Módulo VI: Herramientas para el análisis de problemas.

Módulo VII: Gestión del tiempo.

Módulo VIII: Presentaciones eficaces.

¿A qué esperas? Inscribete en el siguiente link: INSCRIPCIÓN

logo 1 color (3)

1 comentario

Archivado bajo Gestión y Desarrollo de Personas, Proyectos en curso