Archivo de la etiqueta: clientes

¿Cómo generar una comunidad de interés alrededor de nuestro proyecto emprendedor? El caso de Fitness Revolucionario

fitness-revolucionario

Para mí, el regreso de las vacaciones viene a ser como un fin de año, en el que reflexiono y hago una lista con los retos para el “curso” siguiente. Como no podía ser de otra manera, este año han sido fundamentalmente dos las áreas a las que me he propuesto poner más atención. Una es seguir progresando en inglés (os suena, ¿verdad?), la otra es dedicar más tiempo y de más calidad al ejercicio físico y al cuidado de mi alimentación. En la búsqueda de alternativas para el segundo propósito, me topé con Fitness Revolucionario, cuya propuesta me enamoró.

Presentar lo que es Fitness Revolucionario, o la Revolución como lo bautiza su creador Marcos Vázquez, ocuparía demasiado espacio en este post, por lo que os invito a conocerlo por vosotros mismos en este enlance pero os diré que gracias a varias lecturas he desterrado un montón de mitos y he avanzado muchísimo en mi objetivo de mantener una vida saludable. Prefiero dedicar la entrada de hoy a extraer aprendizajes sobre la experiencia de este emprendedor, al que… ¡cómo no! entrevisté nada más probar con su propuesta.

Marcos tenía un buen trabajo en una empresa, que nada tenía que ver con el deporte ni con ninguna de las temáticas de las que trata en Fitness Revolucionario. Tampoco sus estudios previos estaban relacionados con estas materias. ¡Eso sí! Para él, el mundo de la nutrición y el ejercicio era atractivo. Trataba de cuidarse y practicaba deporte de manera habitual. Recurría frecuentemente a internet, para obtener aprendizajes a través de la lectura y la relación con otras personas.

Su aventura – Fitness Revolucionario- se inició en 2011, hace ya (o tan sólo) cuatro años. Todo comenzó como un hobby. Las recomendaciones sobre nutrición y ejercicio físico a las que había tenido acceso parecían no darle resultado. Por esa razón comenzó a revisar estudios científicos que, sorprendentemente, no estaban alineados con los mensajes que transmitían muchos profesionales del sector y las publicaciones divulgativas en las que Marcos se había basado durante muchos años.

Comenzó a experimentar con nuevas fórmulas de alimentación y ejercicio, y tras conseguir esta vez muy buenos resultados, lo compartió con sus amigos, quienes también consiguieron una importante mejora. Tras contrastar las nuevas claves, comenzó a escribir un blog, que progresivamente fue generando una importante comunidad de seguidores que le pedían más y más.  En ese momento empezó a paquetizar conocimiento en formato de e-book, y puso a la venta, acompañando los contenidos articulados en post y podcast radiofónicos de libre acceso.

Portada-Radio-FR

Finalmente, Marcos optó por dejar su empleo y dedicarse a su hobby, ampliando su formación en la materia y siendo consciente del riesgo que entraña convertir un hobby en tu trabajo habitual.  Pasó de dedicar unas 2 horas diarias a una dedicación exclusiva. Aun comprendiendo el riesgo mencionado, Marcos sostiene que es importante para él que su trabajo esté alineado con su propósito, entendiendo el propósito como el valor añadido que se quiere generar para otros tomando como base la filosofía y valores propios.

A día de hoy Marcos trabaja a veces en solitario y a veces apoyado en grupos de expertos. Se dedica a generar contenido para su blog, asesorar a personas en gimnasios, impartir charlas y continuar paquetizando conocimiento. Insiste en la importancia de compaginar lo online y lo offline para mantener un equilibrio vital en sus relaciones.  La comunidad de Fitness Revolucionario asciende a día de hoy a más de 60.000 personas. Marcos señala acertadamente que “una vez que tienes audiencia, las oportunidades vienen solas”. Preguntado por las razones a las que él atribuía este éxito, habla de tres conceptos importantes: la garantía, la competencia y colaboración frente a la competitividad, el respaldo científico, la experimentación y la independencia. Él considera (y yo como seguidora doy corroboro su visión), que lo que le diferencia de otras propuestas en el sector es que aporta solvencia por no defender intereses de marca (ejemplo, marcas de alimentación que utilizan mensajes erróneos para generar ventas), por sostener afirmaciones corroboradas científicamente y experimentadas por muchas personas, por ser cercano a su comunidad y mantener una actitud colaborativa y por convertir su propuesta en todo un movimiento revolucionario que cuestiona, con ética, las verdades “absolutas” que se han vendido en “el mundillo”.

También conversamos sobre los de errores, que siempre constituyen aprendizajes. Él se enfrentó a errores técnicos de carácter digital, por los que es importante pasar en un mundo donde las competencias digitales son básicas para el éxito (y a su vez complejas, por la dificultad de interiorizar cambios tan rápidos). También hizo frente a una creencia que nos afecta muchas veces en negativo, y es el querer hacerlo todo uno mismo, controlarlo todo, no delegar o tener recelo de la participación de otras personas en nuestros proyectos.

En resumen, me gustaría rescatar ciertas claves que aparecen en el texto. Varios consejos, que como siempre digo, son útiles cuando somos capaces de transformarlos en hábitos:

  • Los objetivos se consiguen lanzándose de forma valiente a por su logro, con trabajo diario, persistente, pasito a pasito. Nada se consigue de la noche a la mañana.
  • El aprendizaje no está solamente vinculado a la universidad o a la formación reglada en general. Internet es una importante llave de acceso al conocimiento, a través de breves artículos relevantes o el intercambio de ideas con otras personas.
  • Pasión y formación deben ir de la mano. Ambas son importantes.
  • Toda experiencia de emprendimiento o intraemprendimiento con valor añadido nace de dar respuesta a una necesidad. En el caso de Marcos, experimentó los consejos que recibía sobre sus inquietudes y no le daban resultado. Él buscó alternativas, que posteriormente se convirtieron en la base de su negocio.
  • En el mundo del emprendimiento y el intraemprendimiento, es fundamental generar una comunidad de interés alrededor de nuestra persona, producto y/o servicio. Las competencias digitales tienen mucho que ver con esto: gestión de redes sociales, blogs y herramientas de promoción online.
  • Para generar comunidad conviene compartir información valiosa de manera gratuita, pero no nos olvidemos de que todo negocio precisa también de la obtención de ingresos.
  •  No hay que descuidar el marketing en el entorno offline. Al final, a todo el mundo le gusta conocer de cerca, hablar cara a cara… Ofrece siempre un plus de garantía.
  • Es necesario diferenciarse. ¿Cuál es tu diferencial?

Logo

Anuncios

Deja un comentario

octubre 19, 2015 · 5:56 pm

Necesidades no cubiertas en el sector de la hostelería

Manilva

        Foto: Camino a Manilva. Paisaje digno de plantilla de windows.

En el anterior post hablaba sobre la importancia de ser un cliente consciente y crítico, lo cual no significa ni ser un cliente protestón ni vivir amargado, ¡pero si aprender y mejorar!.

Taaanto trabajar con estos temas… yo llevo incorporadas ya las gafas de cliente analista, y la verdad es que es habitual observar cómo en múltiples negocios, en lugar de ofrecernos un producto o servicio, perdemos el tiempo, el dinero y el ánimo. En esos casos hay que ser asertivos y ejercer nuestros derechos, y sobre todo, aplicarlo a cómo nosotros atendemos a nuestro trabajo, clientes y personas con las que interactuamos en el día a día.

Vamos a reflexionar sobre el ejemplo de la hostelería. En mi caso, como persona que opta por una dieta vegetariana, las anécdotas son infinitas. Nunca hay que perder el humor.

Estos días de semana santa, entre origen y destino, he hecho una parada de un día en una ciudad intermedia. Me levanté con el tiempo programado para ducharme, desayunar y partir hacia el destino final, ya que tenía incluida la comida en el precio de mi  hotel a la llegada. En una terraza con cinco mesas, tarde casi una hora en ser atendida para desayunar. Primero el café, luego el azúcar, luego un nuevo vaso más limpio que al anterior para el zumo, y más tarde la tostadita. Eso preguntándome cada cinco minutos qué faltaba (a mí y al resto de la terraza). Conclusión: la cliente y su acompañante tienen que llegar tarde y pagar una comida que ya tenían incluida en el precio -30 euros- (o marcharse sin desayunar y sin pagar).

Llegada al complejo hotelero e imposibilidad de acceder a la habitación en toda la tarde. Falta de planificación, desorganización de la plantilla y lentitud del personal. Ni información, ni medida de solución ante la situación, ni compensación. Conclusión: 7 horas de cola para el check in, un día de vacaciones perdido de los cuatro que tenemos en semana santa (mejor no lo traducimos a dinero).

Cuando damos servicio a una persona nos tenemos que poner en su piel y pensar en las consecuencias que nuestra actitud traen consigo para ese cliente y por ende para nuestro negocio o para el que nos da de comer. Todos cometemos errores, pero en lo que dependa de nosotros, esos errores no deben ser la norma general.

Vamos ahora con la realidad de la hostelería para las personas vegetarianas, que con ejemplos similares se puede extrapolar a alérgicos de todo tipo y demás seres mitológicos que no son “normales”.

– Una persona vegetariana tal vez coma atún, jamón york o marisco.

Es entendible que te lo pregunten tus amigos, sí, pero una persona que se ha formado como cocinera, camarera, ¿no debería conocer qué es un vegetariano, qué es un celiaco…?. Más que molesta es curiosa la falta de información generalizada.

Si se cuela un poco de atún, que lo aparte, aunque nos haya repetido que sin atún hasta la saciedad. Luego hacemos una broma sobre cómo los vegetarianos si comen bien el chocolate del postre y todo arreglado. Al fin y al cabo, son como niños. No sé si se habrán planteado las consecuencias que puede tener dar un alimento a alguien que es alérgico, en términos de salud y de multa.

– A una persona vegetariana le da igual comer siempre lo mismo.

El mundo vegetal (más aún el ovo- lácteo- vegetariano), como su propio nombre indica, va más allá de la lechuga. La ensalada mixta y la tortilla francesa están bien un día, pero  no todos los días cuando frecuentas un sitio. Esa guarnición de vegetales que has puesto de acompañamiento al solomillo, puede ser una rica parrillada de verduras, o ser mezclada con arroz, pasta. ¡Hay tantas opciones! que la gente cada vez come más vegetariano y no se da ni cuenta. Restaurantes: tened siempre una alternativa vegetariana en vuestro menú, porque no supone comprar ni más ingredientes de reserva ni cosas raras que no coman el resto de las personas “normales”, y porque la tendencia marca que la gente cada vez prescinde más de la carne y el pescado y aunque lo coman, si van acompañados de un vegetariano no van a ir a tu restaurante. No penséis sólo en quien paga, sino también en quién decide.

– Una persona vegetariana come poco.

Hace poco en una boda, me preguntaban que si quería comer el otro plato que tenía encargado. Digo yo que… ya me pensaré, como el resto de los comensales, si como todo, nada o dejo restos, que para eso soy una más y pagado una pasta por estar allí.

Lo bueno es que las personas cercanas se sensibilizan con tu situación y avisan previamente de que asistirá a la comida una alguien vegetariano. Eso sí, tendrás en el mejor caso el mismo número de platos que el resto, pero los entrantes del medio ¡olvídate! no te corresponden. Te esperas pellizcando el pan. Luego te comes tu ensalada.

– Coma lo que coma, la persona vegetariana paga igual que el resto.

Esto es lo mejor de todo. Ensalada mixta y tortilla francesa = al más caro de los platos de carne o pescado. Precios justos ¡Estoy deseando volver a tu restaurante!.

logo 1 color (3)

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento